Otro ejemplar

Lo poco que recuerdo sobre las ideas de Roland Barthes, es una impresión general indicando que un buen trabajo literario es aquel que genera otro texto. Y me encuentro en una estación de nosedonde a una hora desconocida para mí desde que abandoné los estudios universitarios, tratando de conocerme mejor a mí mismo. Devoro con una sonrisa y el anhelo de un buen duchazo, uno de esos libros especiales que te ?emprestan?? esas personas que desearías que fueran especiales para siempre.

Me leo a mi mismo en la prosa elegante de un asesino cuando narra lo intrigante y delicioso que le resulta una relación prohibida. Una deliciosa intriga que se escapa a la facilidad con la que consumo las ya innumerables relaciones que me brinda el carisma o la casualidad.

La justificación de este varonil alarde es cómo encuentro la hipotética y ansiada felicidad general en lo gratuito, ya sea accesible o arriesgado. Mis más queridos y tristes allegados me recriminan la (aparente) falta de intereses o (económicamente beneficiosas) ocupaciones. Yo me contento con disfrutar obras disparatadas, encontrar un nuevo autor desconocido de nombre impronunciable o catar una nueva presa (procuren evitar las innumerables connotaciones negativas que el término les sugiera, pues soy amante de Las animales).

Mientras que las inclinaciones generales versan sobre estabilidad monetaria y emocional, las del artista tratan de una ambición espiritual que ni el dinero ni el desgaste de la confianza (llámenlo relación/matrimonio) pueden ofrecerle. Y me preguntan, con más desprecio que curiosidad: ¿Tú en la vida no haces nada? Porque para ellos, disfrutar creando y consumiendo arte no es NADA. Deleitarse en los entresijos y detallicos de cualquier desconocido no es NADA. La paz y la belleza interior no les parece una prioridad, aunque paguen a otros artistas para tenerla exterior??  Mi acervo cultural es una puta mierda comparado con la avaricia que corroe mi alma. Quiero más y más y más de eso que no ocupa lugar, hasta que me canse de mi mismo.  Autonomía. Después pídele a tu niño chico como mínimo un notable en Literatura o Historia, aunque no valgan para nada.

Leave a Reply